Eterna Ciudad Despierta

Entre sus piernas abiertas

Está el mar, la desmesura

De una ciudad que inaugura

Eternamente sus puertas.

Ella danza y se sustenta

de los hombres que la habitan,

los que su amor le recitan

sin temores, sin pudor,

porque el amor es amor

y en ella lo depositan.

Un hombre leal la impuso

Real y maravillosa

Sin desear otra cosa

Que convertirla en razón

De oda, de admiración,

De homenaje y de tributo

Y así repartir los frutos

A otra generación.

La Habana es verdad, sincera,

Medieval, clásica, culta

Eso no hay quien lo discuta,

Y también titiritera.

Mueve los hilos del alma

De los que habitan sus calles

Para ella no hay detalles

Que se escapen, que se escurran.

Las olas del mar susurran

Lo que las almas se callan;

Hay tristeza en estas aguas,

Hay desarraigo, dolor,

Pero también hay amor

Que no sabe de distancias.

Entre sus piernas abiertas

La Habana sueña un país

Que tiene como raíz

La eterna ciudad despierta.

Jordanis Guzmán Rodriguez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s