El Arado

Al lado del camino, rozando a su víctima, yace muda la armazón de hierro.

2 Su cuerpo ambulante, colmado de las víboras del sueño, maldito por las bifurcaciones del terreno, parece que espera un momento del día para transformar su universo.

3 Sus garras relucen cuando el labrador atiende sus demandas, y presto, arranca un latido del corazón del buey y el punzón se introduce con orgullo en la virginidad del campo.

4 En el camino encontrará heridas y muerte.

5 Cuando el labrador recita versos en el surco, el sudor cae sobre el metal; se encuentran los mundos y la humanidad florece.

6 Ah, jornalero, debiste consagrar tus metas para producir buena cosecha; consumiste tus años afilando el metal y buscando una semana pródiga.

7 Deberías sentarte frente a la quebrada y mirar cómo la vida se va sin avisar. Así buscarás el sustento de manera fiable.

8 Y tú, cuando abres el surco, la tierra gime; debiste avisar cuando se acerca la estación de adviento.

9 Ya está presto el arado para desgarrar mis lomos. Pasó el tiempo de lluvia y el invierno llega.

10 Así, contando los amaneceres y los jadeos de la bestia, toda retribución será bienvenida en la parquedad del mundo, los cantos del jornalero y la intolerable soledad del paisaje.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s